La dentición es el proceso de crecimiento y salida de los primeros dientes a través de las encías. Tiene lugar, generalmente, entre los 6 y los 8 meses de edad, aunque algunos niños no desarrollan su primer diente hasta después de los 8 meses.

Por todos es sabido que durante este periodo los niños se pueden volver muy irritables y experimentar diversas molestias, como el dolor, la hinchazón y la sensibilidad de las encías. Como consecuencia, muchos niños se muestran reacios a comer, rechazando incluso las comidas que más les gustan; muerden constantemente y de forma efusiva casi cualquier cosa que esté a su alcance; babean de forma desmesurada y constante; y pueden experimentar alteraciones del sueño, las cuales contribuyen aún más a su irritabilidad por la falta de un descanso adecuado.

Con el objetivo de minimizar los efectos negativos de la salida de los primeros dientes, surge el collar para la dentición. Este tipo de producto, llamado generalmente collar mordedor o collar de lactancia, consigue disminuir las molestias que experimenta el bebé. Esto es posible porque, al morderlo, el niño reduce la presión de las encías, causada por la inflamación que produce la salida de los nuevos dientes. Masticando el collar, además, el bebé podrá satisfacer esa necesidad de morder que siente casi de manera constante, lo que reduce su ansiedad y, a la vez, la clásica irritabilidad.

La inflamación y elevada irrigación de las encías durante el proceso de dentición, da lugar a un aumento de la temperatura en las mismas que puede resultar muy molesta para los niños. En algunos casos, como ocurre en los productos diseñados por Mamichic, el collar para la dentición puede ser enfriado en la nevera. De esta manera las cuentas del collar estarán fresquitas y proporcionarán al bebé un alivio aún mayor. Otra estrategia muy útil para combatir la alta temperatura de las encías del bebé es proporcionándoles comidas frías. Esto a su vez ayudará a evitar que no quiera comer durante esta etapa.

Además de utilizar productos útiles como los collares de lactancia, durante este periodo debemos cargarnos de paciencia e intentar no frustrarnos en los peores días. Este proceso es inevitable, y todo bebé ha de pasar por él, ya sea con muchas o pocas molestias. Por lo que lo mejor es identificar las estrategias que le ayudan a sobrellevar la salida de sus primeros dientecitos e intentar minimizar su irritabilidad y malestar.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario