A partir de los 6 meses de edad comienza el proceso de dentición, un periodo que suele venir acompañado de llantos, despertares nocturnos, babeo constante, irritabilidad…Y es que la dentición puede ser muy dolorosa para algunos bebés.

Uno de los sistemas o métodos más utilizados por los padres para aliviar las molestias de esta etapa es el uso de mordedores. Éstos, son eficientes porque satisfacen la necesidad constante que tienen los niños de morder y masticar para aliviar la presión y el dolor que sienten en las encías.

Existen diversos tipos de mordedores, que han ido evolucionando con el paso de los años. A continuación, os contamos cuales son algunos de los mordedores más utilizados y sus características.

- Mordedores con líquido: estos mordedores contienen líquido en su interior para que puedan ser refrigerados y proporcionar así un alivio extra al bebé. Ese mayor alivio se debe a que el frío actúa como calmante en la zona inflamada, en este caso las encías. El líquido contenido en su interior es agua esterilizada. Suelen ser bastante rígidos y, en muchas ocasiones, cuentan con relieves para proporcionar un efecto masaje. Algunas de las desventajas de este tipo de mordedores de bebé es que existe la posibilidad de que se rompan y pierdan el líquido de su interior. Por otro lado, debemos asegurarnos de que, si cuenta con relieves, éstos no son demasiado agresivos para las encías de nuestro bebé, ya que algunos niños ejercen tanta fuerza al morder que podrían hacerse daño con ellos.

Una última desventaja es que las protuberancias complican su limpieza, por lo que es más fácil que acumulen suciedad. Por ello es conveniente utilizar un líquido esterilizante en su limpieza, ya que estos mordedores no pueden ser hervidos o esterilizados con vapor.

- Mordedores fríos sin líquido: al igual que en el ejemplo anterior, estos mordedores pueden ser enfriados para un mayor alivio. Sin embargo, en este caso el mordedor no contiene líquido en su interior. También suelen contar con relieves, por lo que debemos tener en cuenta las consideraciones ya mencionadas.

Suelen estar fabricados con plásticos que, si bien son de calidad, en realidad no es el material óptimo.

- Mordedores en red: estos mordedores de bebé tienen forma de colador elástico, y están diseñados para introducir en ellos alimentos, como por ejemplo frutas frías. En ocasiones, este tipo de mordedores pueden ser lavados en el lavavajillas.

- Collares mordedores de Mamichic: estos novedosos mordedores van más allá que los mordedores clásicos. Están fabricados con silicona alimentaria antibacteriana 100% segura para los bebés y los niños. Este material puede ser enfriado en la nevera para proporcionar un mayor alivio a las encías del bebé.

Cuenta con la doble función de mordedor para el bebé y de bonito complemento para la mamá. Una de sus grandes ventajas es que el niño puede morderlo mientras está en brazos sin riesgo de que se le caiga constantemente al suelo, con todo lo que ello conllevaría.

Su diseño y material es óptimo para proporcionar un notable alivio de los síntomas de la dentición y, a su vez, para conseguir una higiene óptima, ya que pueden ser lavados en el lavavajillas.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario