Los primeros dientes: mitos y realidades

En prácticamente todos los aspectos de la vida existe un saber popular que, a menudo, tiene más de leyenda que de realidad. La salida de los primeros dientes en los bebés no iba a ser menos, por lo que también en este ámbito nos encontramos con numerosas creencias que carecen de fundamento y nada tienen que ver con la realidad.

Para separar el grano de la paja hoy queremos recopilar todos esos “saberes populares” y aclarar cuáles son ciertos y cuáles no son más que mitos o creencias erróneas.

Mito: se tiende a pensar que el retraso en la salida de los dientes de un bebé está asociado con una carencia de calcio o un problema relacionado con el crecimiento. Sin embargo, esto no es cierto. En realidad, es frecuente que muchos niños no presenten ni si quiera los síntomas de la dentición hasta pasado el año de edad.

Realidad: la salida de los primeros dientes ocurre generalmente entre los 6 y los 8 meses de edad y termina en torno a los 20 o 30 meses.

Mito: la creencia de que los dientes de leche no tienen caries, no es más que un mito. Por este motivo es necesario mantener una higiene bucal adecuada incluso antes de que salgan los primeros dientes.

Realidad: la dentición produce malestar en muchos niños y cuenta con una serie de síntomas asociados, entre los que se incluyen el babeo pronunciado, rechazo de alimentos, la irritabilidad, la inflamación y la sensibilidad de las encías y necesidad de morder objetos algo duros. Los diferentes artículos con función de mordedor diseñados por Mamichic son una excelente opción para aliviar todos estos síntomas.

Realidad: en ocasiones algunos niños nacen con algún diente, denominados dientes natales. También puede ocurrir que, aunque nazcan sin ellos, los desarrollen durante el primer mes de vida, en cuyo caso se denominan dientes neonatales.

Mito: la creencia de que la salida de los primeros dientes puede producir resfriados y diarrea no es cierta. Sí es cierto que estas patologías suelen aparecer durante el proceso de dentición, pero probablemente inducidas por llevarse a la boca todo tipo de objetos contaminados con gérmenes. La diarrea también puede ser causada por la introducción de nuevos alimentos, un cambio que generalmente ocurre paralelamente al comienzo de la dentición.

Realidad: la salida de los dientes puede alterar el patrón de sueño de un bebé. Las molestias causadas por la erupción de las piezas dentales pueden provocar despertares nocturno e inquietud durante las horas de sueño.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario