La dentición infantil y las caries

Aún son muchas las personas que creen que los primeros dientes de un bebé están exentos de sufrir caries. Sin embargo, dicha creencia es errónea, pues la dentición infantil no está a salvo de las caries.

Las caries de la edad temprana suelen aparecer en los dientes incisivos superiores, aunque también pueden ocurrir en otras piezas dentales.

Por ello, la higiene bucal en bebés es tan importante como en niños que ya cuentan con piezas dentales definitivas. No importa que sean dientes temporales, nuestro bebé los necesitará durante muchos años para masticar y para aprender a pronunciar correctamente, por lo que debemos prestarles unos cuidados y atención adecuados.

Antes de que aparezcan los primeros dientes, podemos limpiar las encías del bebé utilizando una gasa o un paño húmedo para retirar posibles restos de leche materna u otros alimentos. Tras la limpieza, podemos ofrecer agua al niño para que cualquier resto que haya podido quedar sea deglutido.

Una vez comiencen a aparecer los primeros síntomas del proceso de dentición infantil, podemos empapar la gasa o el paño en agua fría, ya que, además de limpiar su boca, le estaremos proporcionando al niño un alivio de las molestias que pueda estar experimentando en las encías. También podemos ayudarle a sobrellevar los síntomas de la dentición proporcionándole mordedores adecuados, como por ejemplo los originales collares de lactancia de Mamichic.

Desde el momento en el que aparece el primer diente y a partir del primer año de vida, podemos limpiarlo utilizando un cepillo suave de cerdas de nylon, que no erosionan las encías y previene la deposición de la placa bacteriana, responsable de la aparición de las caries. Debemos emplear un cepillo adecuado para la edad del bebé (que van desde los 0 a los 24 meses) y no utilizar dentífrico aún. Basta con mojar el cepillo en agua.

Para prevenir la aparición de caries es muy importante no permitir que el bebé se duerma con el biberón en la boca, ya que los restos de leche o infusiones pueden promover la deposición de placa bacteriana y esta la formación de la caries.

Durante los primeros años basta con limpiar los dientes del niño por la mañana y por la noche. De esta manera, además, empezaremos a inculcarle el hábito de la limpieza bucal diaria.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario