Los mitos sobre la dentición

La dentición es el proceso mediante el cual ocurre el crecimiento de los dientes en bebés y niños. Esta etapa comienza en torno a los 6 meses de edad y no finaliza hasta los 20 o 30 meses, cuando la dentición temporal del niño cuenta con todas las piezas necesarias.

Existen una gran cantidad de mitos en torno a la dentición infantil, alimentados por creencias antiguas, tradiciones y malinterpretaciones de los eventos que tienen lugar durante este proceso.

Para ayudar a sobrellevar las molestias provocadas por la salida de los dientes y minimizar la frustración, tanto del bebé como de sus padres, es necesario informarse correctamente y derribar esos mitos que solo generan confusión e inseguridad.

Por ello hoy exponemos en este artículo los mitos que giran en torno a esta etapa por la que todo niño ha de pasar.

Los mitos sobre la dentición

Uno de los mitos clásicos, así como uno de los que más preocupación causa en los padres, es el retraso en la salida de los dientes. A menudo se piensa que cuando los dientes tardan en salir, el bebé sufre una carencia de calcio o un problema de retraso del crecimiento. Sin embargo, esto no es cierto y, de hecho, es frecuente que algunos niños no presenten ninguna pieza dental hasta después del año.

La realidad es que la edad a la que comienzan a salir los dientes varía mucho, por lo que no debemos preocuparnos si nuestro hijo tarda algo más de lo esperado. Sólo debemos acudir al médico si llegados los 14 o 15 meses se sigue sin observar síntomas de dentición.

También forma parte de las leyendas urbanas o creencias tradicionales que la salida de los dientes puede dar lugar a la aparición de irritaciones o sarpullido en otros lugares del cuerpo. Si esto ocurre debemos consultar con nuestro pediatra porque nada tiene que ver con la dentición.

Del mismo modo, la aparición de los primeros dientes no causa infecciones. Estas pueden aparecer durante el proceso de dentición, pero no como consecuencia del mismo. Tampoco los refriados, la diarrea u otras alteraciones digestivas son causadas por la salida de los dientes, a pesar de que puedan coexistir en el tiempo.

Lo que no es un mito es la necesidad casi insaciable por morder y masticar de manera constante. Por ello son muy recomendables los collares de lactancia de Mamichic. Éstos han sido específicamente diseñados para aliviar las molestias de la dentición y permite que el bebé tenga un mordedor a mano en cualquier momento, tanto dentro como fuera de casa.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario