Síntomas de la salida de los dientes en el bebé

 

La edad de comienzo del proceso de dentición varía ampliamente de un niño a otro, aunque generalmente se tiene lugar entre los 6 y los 8 meses. En cualquier caso, generalmente podemos identificar el inicio de esta etapa con la aparición de los primeros síntomas de la salida de los dientes en el bebé.

Estos síntomas son muy frecuentes y aparecen en la gran mayoría de los niños en algún momento del proceso de dentición. Sin embargo, cabe decir que también hay bebés que no experimentan ninguna sintomatología durante la salida de los dientes.

Cuando el niño presenta síntomas estos pueden ser desde muy leves hasta constituir una molestia constante o un dolor pronunciado en determinados momentos. Entre los síntomas de la salida de los dientes del bebé se incluyen: dolor, sensibilidad e hinchazón de las encías, alteraciones de los patrones de sueño, necesidad de morder objetos o de masticar con frecuencia, rechazo a la comida, babeo continuado e irritabilidad.

Aproximadamente un mes o dos antes de que aparezca el primer diente, muchos bebés ya comienzan a llevarse a la boca todo lo que se encuentran y a morderlo con ansiedad. Cuando un diente está próximo a efectuar la erupción, es cuando el niño siente mayor necesidad de morder esos objetos y rascarse o presionarlos contra la encía a través de la mordida. Esa sensación de incomodidad y presión disminuye con los objetos rugosos o fríos.

Los mordedores de Mamichic, ya sean en su formato collar, pulsera o chupetero son muy prácticos para disminuir estas molestias y están elaborados con silicona alimentaria apta para bebés y niños. Pueden enfriarse en la nevera para que, gracias al frío, proporcione un alivio extra al morderlo. Además, son fáciles de lavar y muy ligeros.

Los resfriados y la diarrea no son síntomas de la salida de los dientes del bebé. Aunque estas patologías suelen son comunes durante la dentición, la causa más probable se debe al hecho de llevarse objetos y sus propias manos a la boca, puesto que ese hábito es una vía de transmisión de gérmenes. Del mismo modo, la ocurrencia de fiebre alta no está causada por la dentición. Es posible que, en ocasiones, la salida de los dientes produzca un estado febril muy leve, pero nunca fiebre alta. Por tanto, en el caso de resfriado, diarrea o fiebre elevada será necesario acudir al médico para conocer la causa de esos síntomas.

Customer Reviews (1 comentario)

Dejar un comentario