Hace unos días hablábamos de cómo a veces los niños se rebelan, por un motivo u otro, ante las tareas cotidianas como, por ejemplo, lavarse los dientes.

En lugar de arriesgarnos a que cada cepillado de dientes se convierta en una batalla o a imponerle esa tarea como una mera obligación, es mucho mejor darle rienda suelta a nuestra creatividad y conseguir inculcarle el hábito sin que se dé cuenta e, incluso, mientras se divierte.

Como no todos los padres son igual de creativos, a continuación encontrarás algunas ideas que te pueden servir para que tu hijo o hija se lave los dientes todos los días sin ningún drama y, más importante aún, para que adquiera este importante hábito. A partir de estas ideas o sugerencias puedes desarrollar tus propias estrategias, ya que cada niño es un mundo y no todo funciona igual con todos.

Ideas para que los niños se cepillen los dientes disfrutando de un buen rato

*Mejor pronto

Comenzar a edades muy tempranas, incluso cuando aún no ha asomado el primer diente, ayuda a que el hábito y el hecho de manipular algo en su boca vaya adquiriéndose como rutina.

Además de por inculcar el futuro hábito de cepillarse los dientes, comenzar pronto también es importante para la salud bucal de los niños, ya no hay que olvidar que los dientes de leches no están exentos de sufrir caries.

Si se trata de un bebé podemos emplear una gasita húmeda.

*Canciones para alegrar la tarea de cepillarse los dientes

Los niños adoran las canciones y por ello éstas son una excelente herramienta para el aprendizaje y la adquisición de casi todo tipo de hábitos.

La hora del cepillado de los dientes puede convertirse en una fiesta con una buena canción y, ¿qué niño no se lo pasa bien de fiesta?

Ya sea una canción para anunciar el momento de cepillarse los dientes o mientras tú se los cepillas, seguro que te ayuda a cautivar a tu pequeño. Eso sí, mejor que él o ella no cante mientras se lava los dientes o ¡no darás abasto con las salpicaduras!

*Cierto poder de decisión puede conseguir que se lo pase mejor

A veces los niños se niegan a cepillarse los dientes no por simple rebeldía sino por aburrimiento o porque no disfrutan con esa tarea.

Una forma de que no se aburran y de que les guste lo máximo posible es, cuando se trata de niños algo mayores, permitirles cierto poder de decisión.

Los cepillos de dientes infantiles vienen con todo tipo de diseños y puede que tener uno de su personaje de dibujos animados preferidos consiga que se lave los dientes con más alegría y motivación.

Por otro lado, aunque las pastas de dientes infantiles cuentan con sabores agradables formulados específicamente para los más pequeños, para gustos colores, y eso también se aplica en la infancia.

Por tanto, si tu hijo o hija se niega o pelea para no lavarse los dientes porque no le gusta la pasta de dientes, en lugar de forzar la situación puede ser más efectivo y más divertido ir juntos a comprar alguna pasta de un sabor diferente.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario