Los expertos en ginecología recomiendan hacer todo lo posible para alcanzar el parto a término, ya que es una forma de que los minimizar complicaciones y riesgos para los bebés, así como una manera de asegurar que el nacimiento se produzca con la madurez necesaria.

Se considera un parto a término el que tiene lugar entre las semanas 37 y 42 de embarazo.

Se trata de un espacio de tiempo bastante amplio, concretamente de 5 semanas. Por ello, para evitar confusiones, tanto en las futuras mamás como en su comunicación y entendimiento con el personal médico, se establecen una serie de especificaciones más detalladas para ese rango de tiempo en el que un parto puede ser considerado a término.

Pleno: el parto a término pleno es aquel que tiene lugar entre la semana 39 y la semana 40 y 6 días de embarazo. Este periodo es el considerado como el momento óptimo, ya que es en el que mejores condiciones de salud se observan en el bebé. Por ello también, cuando se requiere realizar una cesárea, por ejemplo, los especialistas recomiendan que se haga a partir de la semana 39.

Adelantado y tardío: un parto a término adelantado es cuando el nacimiento del bebé se produce antes de la semana 39, pero después de la semana 37, mientras que un parto a término tardío es el que se produce entre el período de la semana 41 y 41 y 6 días.

Post-término: el parto post-término es el que tiene lugar cuando ya se ha rebasado la semana 42 de embarazo.

Y entonces, ¿por qué a veces se provoca o programa el parto antes de la semana 39?

Existen excepciones en las que priman otros aspectos sobre el parto a término pleno. Esas excepciones generalmente aparecen cuando la futura mamá o el bebé sufren complicaciones de importancia que requieren una intervención temprana.

Los partos múltiples también son una excepción. En el caso de estar embarazada de gemelos o mellizos, no se recomienda alcanzar el parto a término pleno (a la semana 39). En los embarazos múltiples se establece como el momento idóneo para el parto en la semana 38 de embarazo.

No olvides que…

Hay que tener en cuenta que esta clasificación o definición detallada del parto a término se calcula generalmente comenzando a contar desde el último día de menstruación o una la fecha de concepción, si se conoce. Es decir, no se basa en la “edad fetal”, sino en la duración del embarazo.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario