Cuando nuestro pequeño comienza a querer lavarse los dientes por sí mismo debemos asegurarnos de que lo hace correctamente.

Por ello, durante esta etapa es muy importante que el padre o la madre esté junto al niño o niña durante todo el cepillado de dientes, desde el inicio hasta el final.

Solo así podremos detectar, corregir y enseñar a nuestros hijos cómo debe cepillarse los dientes, cómo hacerlo de la forma correcta.

Si prestas atención el primer día que tu hijo o hija se apodere del cepillo de dientes, es muy probable que compruebes que se limite a los dientes frontales. Incluso aunque le resulte divertida la tarea, por inercia se olvidará de un elevado porcentaje de dientes, normalmente de todas aquellas piezas dentales que se escapan a su vista.

Podemos enseñarle que debe cepillar todas las piezas dentales cepillándonos nosotros los dientes al mismo tiempo que él o ella haciendo que imite nuestras acciones. Así será bastante sencillo que pase el cepillo por todas las zonas necesarias, mostrándole cómo debe cepillar todas las piezas por todas sus caras, e incluso su lengua.

Nos cepillemos los dientes con ellos o no, también tendremos que ir corrigiéndolo o recordándole que se ha olvidado de tal o cual diente o de esta o aquella zona.

Jugando a encontrar el diente escondido o contándole pequeñas historias tipo “¡Oh! Los dientecitos de atrás están tristes porque a ellos todavía no los has cepillado y quieren estar tan limpios y guapos como sus hermanitos”, podemos llamar su atención y conseguir afianzar ese recordatorio para que no se deje dientes olvidados por cepillar.

Por supuesto, es importante tener presente que los niños no están preparados para cepillarse los dientes de forma totalmente independiente hasta los 6 u 8 años de edad. Por tanto, será muy importante revisar siempre los dientes para ver si han quedado limpios y cepillarlos o repasarlos nosotros mismos si es necesario.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario