A veces parece que, por convertirnos en padres, el mundo tenga que pararse. Si bien es cierto que durante los primeros meses toca estar más calmado y reducir el ajetreo (nosotros, los padres, seremos los primeros que querremos tranquilidad), cuando nuestro bebé va creciendo no hay nada que nos impida que continuemos con las actividades que realizábamos antes.

Los viajes son una de esas cosas que, a priori, pueden parecer una odisea con un bebé o un niño de corta edad.

Es cierto que, moverse con un bebé, requiere algo más de logística y organización, pero para nada es algo imposible. Además, cada vez es más fácil.

Los hoteles, medios de transporte y demás, cada vez están más preparados para dar un servicio de calidad a aquellos padres que viajan con bebés.

Por ejemplo, ya son muchas las empresas de alquiler de coche que ofrecen también el alquiler de una sillita para los pequeños.

También son muchos los alojamientos turísticos que disponen de habitaciones familiares, acondicionadas para albergar cunas y demás necesidades infantiles.

Incluso ya hay empresas destinadas exclusivamente al alquiler vacacional de artículos para viajar con los bebés. Así, por ejemplo, ni si quiera tendríamos que cargar desde casa hasta nuestro destino de viaje con el carrito de nuestro bebé.

Por tanto, no, no es para nada imposible irse de viaje con un bebé. Es cierto que tal vez tengamos que realizar un esfuerzo un poquito mayor a la hora de buscar los servicios adecuados, pero están ahí y cada vez son más.

En cuanto al desarrollo del viaje, simplemente hemos de ser conscientes de que vamos con un bebé y tomárnoslo con la calma necesaria, evitando los itinerarios de viaje demasiado ajetreados.

Y tú ¿viajas con tu bebé? ¿prefieres esperar a que tu hijo o hija sea mayor para viajar con él?

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario