Si bien en artículos anteriores hemos hablado mucho de la alimentación del bebé, de leche materna o lactancia artificial, en este artículo queremos tocar un tema que es siguiente al proceso de alimentación y que es de vital importancia para nuestro bebé tanto para que no tenga problemas de salud como para que se sienta bien luego de ser alimentado.

Este proceso lo conocemos como sacar los gases al bebé y no es una técnica especial ni nada por el estilo pero si es fundamental y debemos realizarla con mucho cuidado. Hay profesionales en el cuidado del bebé que recomiendan que a los niños se les debe sacar los gases luego de cada comida, muchos padres han experimentado vómitos de parte de los niños entre al dejar de ultimo la extracción de los gases, ¿A qué se debe esto? Sencillamente es que muchas veces nuestros bebés pueden acumular muchos gases con tan solo unas pocas onzas de leche.

Ahora bien, el consejo en cuanto a la experiencia es que cada cierta cantidad de onzas tomemos a nuestro bebé y le saquemos los gases, esto hará que incluso si no está comiendo bien, continúe con el resto de las onzas hasta finalizar la dosis asignada.

Con respecto a la técnica, como sabemos el cuerpo de nuestro bebé es muy sensible por lo que tenemos que tener mucho cuidado en la forma en como extraemos los gases. Existen muchas posiciones que nos pueden ayudar a esto pero en este artículo te daremos dos esenciales y sencillas con las que puedas lograr el objetivo.

Sobre tu pecho: Esta es la posición más conocida, consiste en colocar a tu bebé en tu pecho pero que su cara de hacia tu espalda y con tu mano le debes dar ligeros golpecitos en su espalda viniendo de abajo hacia arriba de esta forma estimulas el eructo para que expulse el gas.

Sobre tus piernas: Esta posición es como si sentaras al bebé en tus piernas para hacerle columpio pero esta vez lo colocarás dándote la espalda a ti, con una mano lo sujetas y con la otra le das pequeños golpecitos en la espalda utilizando la misma técnica antes indicada.

El secreto de ambas técnicas y de todas en realidad es el pequeño golpecito que hacemos sobre su espalda, recuerda que este debe ser delicado ya que sus pulmones aun no son fuertes así que debes tener mucho cuidado, del mismo modo recuerda hacerlo en forma recurrente, no esperes que se termine todo el biberón o lo termines de amamantar para sacarle los gases, esto hará que se sienta más cómodo y que los gases no le causen llano ni desanimo al alimentarse.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario