La lactancia materna es uno de los elementos imprescindibles para el desarrollo y crecimiento del bebé, así como tiene un valor afectivo y vinculante que rodea el acto de amamantar. Este proceso es una de las labores más importantes que debe realizar la madre durante los primeros meses de vida del pequeño, por lo que ella también debe alimentarse muy bien.

 

Las primeras semanas de tu bebé son muy importantes, por lo que debes alimentarlo por lo menos unas 10 o 12 veces diarias, tomando en cuenta que en éste tiempo empezará a crecer.

 

La leche materna se caracteriza por brindar el exacto equilibrio de macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono, lípidos), vitaminas, minerales y elementos necesario que se requieren para un adecuado desarrollo anatómico y funcional del niño, además, en la leche materna se encuentran también anticuerpos protectores contra gran cantidad de infecciones virales y bacterianas.

 

Aunque muchas madres optan por darles a sus bebés fórmula, lo cual no está mal, no se compara con amamantar ya que trae más beneficios para el niño, siendo un proceso higiénico y que evita alergias a otro tipo de leche.

 

La lactancia materna no solo alimenta y nutre a tu bebé, también permite crear un vínculo afectivo que es quizás aún mayor que lo puramente nutricional. El contacto entre la madre y el niño se hace más fuerte cuando lo alimenta del pecho, fortaleciendo el lazo entre ambos, brindando particular confianza al bebé y generando en la madre un incremento de su unión con el pequeño.

 

Para esos momentos tan especiales como la lactancia materna, en Mamichic tenemos collares para que los disfrutes con tu bebé, mientras lo alimentas con tranquilidad y él se entretiene con sus manitas, pudiendo llevárselo a la boca sin problemas.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario