Tal y como su nombre indica, la alimentación complementaria es un complemento, un añadido, en este acaso a la que sería la alimentación principal óptima para un bebé, la lactancia materna.

Ambas se complementan, sin sustituir a la lactancia materna, pero introduciendo poco a poco nuevos alimentos que llegado el momento sí pasarán a sustituir a la leche materna.

Pero, ¿desde qué momento hemos de empezar a ofrecer otros alimentos, más allá de la leche materna, a nuestro bebé? ¿Cómo saber si está preparado?

La alimentación complementaria, ¿cuándo empezar con ella?

Si bien, como siempre ocurre, no hay un día, una hora ni una edad exacta para todos los niños, existen varias señales e indicios que nos dan pistas sobre el momento en el que nuestro bebé comienza a estar preparado para abrirse al enorme y variado mundo de la alimentación no maternal.

Por ello, la AAP (Academia Americana de Pediatría) sugiere que un bebé está listo para comenzar a introducir otros alimentos en su dieta cuando observamos que:

1) Es capaz de mantenerse sentado de forma estable y sin ayuda

2) Pierde el reflejo de extrusión (que consiste en que el bebé expulsa fuera de la boca con la lengua cualquier alimento no líquido) y, por tanto, es capaz de distinguir aquellas cosas comestibles de las que no lo son.

3) Ha comenzado a mostrar interés por la comida que ve ingerir a otros miembros de la familia (padres, hermanos…), lo que nos indica que tiene predisposición a probar esos nuevos alimentos para él o ella.

4) Ya es capaz de comunicarnos que tiene hambre o que ya está saciado y no quiere comer más con sus gestos. Por ejemplo, cuando vamos a darle de comer y tiene hambre, enseguida abre la boca e inclina la cabeza hacia delante; si está saciado cierra la cabeza y muestra rechazo moviendo la cabeza hacia otro lado.

Si nuestro bebé cumple con estas premisas, podemos empezar a complementar la lactancia materna, recomendada como alimentación exclusiva hasta los 6 meses, con alimentos complementarios, recordando que éstos deben ser introducidos de uno en uno y en poca cantidad, dejando varios días entre un nuevo alimento y otro.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario