El desarrollo de las estructuras bucales no está exento de sufrir problemas. Como cualquier otra parte del cuerpo, es posible encontrar patologías, malformaciones y otro tipo de problemas.

Hoy vamos a hablar en concreto de dos patologías relacionadas con la cavidad bucal, concretamente con las piezas dentales.

Si bien no se trata de problemas graves o de consecuencias serias, si es conveniente conocerlos cuando tenemos un hijo o hija que está o va a empezar a experimentar pronto la salida de los primeros dientes.

La Anodoncia y la hiperdoncia

La anodoncia y la hiperdoncia son patologías que afectan al número de piezas dentales en la cavidad bucal de una persona.

Aunque son de una misma naturaleza, se trata de problemas opuestos. Es decir, mientras que la anodoncia se refiere a la ausencia de piezas dentales, la hiperdoncia hace referencia a la presencia de más dientes de lo normal.

La anodoncia, también llamada hipodoncia, puede ser total o parcial. Cuando se trata de una anodoncia total, la persona carece de todas las piezas dentales. En el caso de la anodoncia parcial, tan solo faltan algunas piezas del conjunto.

La hipodoncia total es muy rara, es decir, no suele ocurrir. Sin embargo, la anodoncia parcial es algo más frecuente.

La hiperdoncia (existencia de dientes extra) es una patología también denominada como “dientes supernumerarios”. Cuando existe este problema el niño o niña puede presentar algún diente extra totalmente funcional o, por el contrario, dientes rudimentarios que no están totalmente desarrollados o que presentan alguna anomalía.

Ambas patologías, la anodoncia parcial como la hiperdoncia, pueden manifestarse tanto en la dentición temporal como en la definitiva. Por tanto, es posible tener dientes de leche y/o dientes definitivos demás o de menos.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario