A menudo el concepto de edad gestacional no está del todo claro para muchas mamás o embarazadas.

La edad gestacional suele confundirse o usarse indistintamente con el concepto de edad de fertilización, también denominada edad de concepción o edad de desarrollo de un feto o embrión.

Ambos conceptos hacen referencia a la edad del embrión o del recién nacido, pero comienzan a contar esa edad en distintos periodos.

Mientras que la edad de fertilización, tal y como indica su nombre, se inicia justo en el momento en el que el óvulo materno es fertilizado por el espermatozoide paterno, la edad gestacional se cuenta desde las dos semanas anteriores a la concepción.

Es decir, la edad gestacional se empieza a contar desde el primer día de la última menstruación. Basándose en este conteo, se ha establecido que un embarazo llega a término a las 40 semanas, abarcando desde el primer día de la última regla hasta la fecha en la que se prevé el parto.

Estos cálculos son de gran importancia para poder saber cuándo está preparado para el nacimiento el bebé que se está gestando. Así, si debido a algún problema de salud de la madre o el bebé el parto se ha de adelantar o si el bebé nace espontáneamente de forma prematura, se podrán estimar los riesgos o complicaciones posibles.

Basándose en la edad gestacional, se consideran normales aquellos partos que tienen lugar entre la semana 37 y la semana 42.

Los bebés prematuros nacen antes de las 37 semanas de gestación, lo cual puede implicar diversos riesgos para el bebé, dependiendo de cuánto se haya adelantado su nacimiento y, por tanto, de su grado de desarrollo.

Además de para estimar la fecha del nacimiento del bebé, la edad gestacional también se emplea para determinar si el recién nacido se encuentra en un rango de peso normal, por encima de la media o si se trata de un neonato de bajo peso.  

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario