La lactancia materna está ligada, casi inevitablemente, a la extracción artificial de leche materna. Es decir, aquella obtención de leche que no es fruto del amamantamiento del bebé.

Casi todas las mamás tendrán que recurrir a esa extracción artificial en algún momento de su periodo de lactancia. Los motivos pueden ser de naturaleza muy variada: para conservar la producción de leche cuando se salta alguna toma o se disminuye la frecuencia de las mismas, para almacenarla, para vaciar los senos cuando se ha acumulado demasiada leche o para provocar el reflejo de eyección, entre otros.

Aunque es posible sacarse la leche de forma manual, este método a menudo resulta insuficiente. Con frecuencia, los volúmenes de leche materna que se obtienen mediante la extracción manual es menor que con un sacaleches; o, si es posible obtener cantidades grandes de leche, el esfuerzo y el tiempo que requiere el método manual es generalmente mayor.

Por ello, la gran mayoría de las madres lactantes se decantan por utilizar el conocido sacaleches, un sistema más cómodo y, en la mayoría de los casos, más eficiente y rápido.

Tipos de sacaleches para la lactancia materna

Existen multitud de modelos o tipos de sacaleches según su abanico de características, aunque podemos clasificarlos en dos grandes grupos: los eléctricos y los manuales.

Eléctricos

Dentro de los sacaleches eléctricos encontramos diferentes variedades: los que se utilizan en los hospitales, muy eficientes, pero demasiado caros; los sacaleches eléctricos dobles y los minieléctricos.

Los sacaleches eléctricos dobles, parecidos a los sacaleches hospitalarios, permiten llevar a cabo la extracción de leche en ambas mamas de manera simultánea. Son bastante rápidos y pueden simular los ciclos de succión del bebé, imitando así la situación natural del amamantamiento. Sin embargo, son bastante caros, por lo que la mayoría de las mujeres se decantan por otro tipo de sacaleches.

Los sacaleches minieléctricos pueden funcionar mediante electricidad o a pilas. Estos sacaleches, que son individuales, es decir, para un pecho por vez; y son menos eficientes que los anteriores. Sin embargo, también tienen ciertas ventajas como, por ejemplo, que son fácilmente transportables dado su reducido tamaño. Además, son mucho más económicos.

Manuales

Los sacaleches manuales son los más tradicionales y los más baratos. Si bien no son la mejor opción para aquellas madres que recurren o necesitan recurrir con mucha frecuencia a la extracción artificial de leche materna, son más que suficientes para extraer leche de forma ocasional. Al igual que los minieléctricos, son muy cómodos para transportar a todas partes.

Y tú, ¿qué sacaleches has utilizado? ¿qué tal ha sido tu experiencia? ¿cuál recomendarías a una futura mamá?

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario