Aunque ser mamá ocupa gran parte de nuestro tiempo y nuestra atención, eso no significa necesariamente que ya no seamos coquetas o que no podamos encontrar tiempo para arreglarnos. ¡Todo lo contrario! Con nuestra recién estrenada maternidad, con cualquier cosita estaremos espectaculares.

Así, somos muchas las mamás que, tanto en nuestro día a día como en ocasiones especiales, queremos sentirnos monas y seguir arreglándonos como hacíamos antes de tener a nuestro niño o niña con nosotras.

Sin embargo, es cierto que con la llegada de un bebé a veces resulta conveniente hacer algunos pequeños cambios relacionados con nuestra forma de vestir o nuestro estilismo. Por ejemplo, durante el periodo de lactancia nos resultará más práctico utilizar blusas o camisetas que nos permitan amamantar a nuestro bebé con comodidad.

En el caso de complementos como collares y colgantes, más allá de nuestra comodidad, también se ve involucrada la seguridad de nuestro bebé.

Muchas joyas o abalorios tienen elementos punzantes que podrían ocasionar rasguños o pinchacitos a nuestro bebé. ¡Ni que decir tiene si nos despistamos y se lo lleva a la boca!

Por otro lado, aunque se trate de un collar relativamente liso e inocuo en lo que a su estructura se refiere, el material probablemente no estará preparado para que un bebé se lo lleve a la boca o tire de él.

Cualquier elemento que cuelgue de nuestro cuello llamará la atención de nuestro bebé, y por ello siempre tenderá a agarrarlo y a tirar del mismo, lo que también puede suponernos algún pellizco en la piel del cuello o la rotura del collar si no es lo suficientemente resistente.

Todo esto es especialmente frecuente durante el periodo de lactancia o si porteamos a nuestro bebé, ya que tendrá a su alcance nuestro collar en cualquier momento. Por supuesto, con bebés más mayores ocurrirá lo mismo cada vez que los tengamos en brazos.

Por todo ello Mamichic creó los collares de lactancia, diseñados específicamente para solventar todas esas situaciones sin tener que renunciar a utilizar todos los complementos que queramos.

Así, los collares de lactancia de Mamichic tienen cierres resistentes, listos para soportar cualquier tirón de nuestro bebé.

El material es totalmente idóneo e inocuo para que nuestro bebé lo muerda y lo chupe cuanto quiera; y, además de ser totalmente seguros en su forma y su composición, son de gran ayuda para aliviar las molestias de la dentición.

Otro aspecto que se ha tenido en cuenta a la hora de diseñar nuestros collares de lactancia es su limpieza, para que sea rápida, sencilla y eficiente, todo ello sin que el aspecto del collar se vea afectado lo más mínimo.

En definitiva, que no tenemos porqué renunciar a utilizar collares como complemento durante los primeros años de nuestra maternidad. Con los collares de lactancia podemos ir tan monas como siempre sin renunciar a nuestra comodidad y, lo que es más importante, sin comprometer la seguridad de lo que más queremos en el mundo mundial: nuestro bebé.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario