Candida albicans es probablemente una conocida no muy agradable de muchas mujeres, ya que es una causa frecuente de infecciones vaginales, denominadas candidiasis vaginal. De hecho, uno de los grupos poblacionales en los que más ocurre ese tipo de infección es en las mujeres embarazadas.

Este organismo es un hongo que vive de forma normal en diversas áreas de nuestro cuerpo, pero que es capaz de dar lugar a ciertas patologías cuando prolifera más de la cuenta.

Además de dar lugar a vaginitis en las mujeres, en los bebés este hongo produce de forma muy frecuente lo que se conoce muguet oral, o lo que es lo mismo, una candidiasis bucal u oral.

Este problema es especialmente común en los bebés recién nacidos y los lactantes de menos de 6 meses de edad, aunque puede aparecer durante toda la infancia (así como durante la edad adulta).

Candida albicans vive de forma natural en la boca de los bebés, pero en condiciones normales no causa ningún problema porque otros microorganismos y el sistema inmunológico, así como las condiciones fisionlógicas normales de la cavidad bucal, evitan que prolifere más de la cuenta.

Sin embargo, cuando se dan determinadas condiciones puede multiplicarse y aumentar su presencia en la cavidad bucal hasta ocasionar el muguet oral.

El hecho de que los recién nacidos y los bebés de muy corta edad tengan un sistema inmunológico aún en desarrollo hace que sean más propensos a la aparición de esta patología.

Cuando existe una candidiasis bucal en el bebé, aparecen en la mucosa interna de las mejillas y en la lengua pequeñas lesiones blanquecinas y de aspecto aterciopelado, en ocasiones también presentes en el paladar. A veces, en lugar de esas lesiones individuales, también se observa una capa blanca y espesa sobre la lengua.

Las lesiones causadas por este hongo se asemejan a restos de leche digerida o yogurt. Sin embargo, si intentamos limpiarlas de la boca del bebé comprobaremos que no desaparecen, y por tanto podemos confirmar que se trata de una candidiasis.

Aunque puede ser molesto para el bebé, afortunadamente se trata de una patología que en la gran mayoría de los casos se trata y resuelve con facilidad. De hecho, no se considera realmente patológica si la candidiasis no dura algunas semanas en la boca del bebé.

En cualquier caso, como ocurre siempre que detectamos algo anormal en nuestro bebé, lo mejor será consultar con nuestro pediatra, quien determinará si es necesario aplicar un tratamiento, normalmente basado en la administración de un antifúngico tópico sobre las lesiones causadas por el hongo.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario