Cuándos los niños nacen y comienzan a desenvolverse solos todas las madres se sienten felices al observar cada progreso del bebé durante su crecimiento, sacando muchas fotos para captar ese momento. Siendo sinceros, todos los padres quieren enseñar a caminar a sus hijos desde que gatean por primera vez pero recuerden padres, todo es poco a poco.

Los padres pueden ayudar a que el niño gatee más rápido incentivándolos colocándose lejos y llamándolos para que se acerquen, eso es un buen comienzo. Ayudándolos a levantarse para que aprendan a tener estabilidad de pie y vayan ganado el equilibrio, de esta forma será más fácil comenzar a dar pasos sujetándolo. Los niños son como esponjas que absorben conocimientos y con estas prácticas ellos buscarán lograrlo de manera independiente.

Para conseguir estás prácticas, se debe crear una rutina de ejercicios para los bebés, no son rutinas donde tengan que levantar pesos, se tratan de ejercicios para la flexibilidad que permitirán al niño adquirir fuerza en sus piernas para que sea más fácil comenzar a gatear hasta llegar a dar sus primeros pasos. Está rutina debe ser realizada por lo menos 2 veces a la semana, no es recomendable hacer demasiadas repeticiones para no fatigar al niño.

Consiste en ejercicios de estimulación múltiple y están divididos en varias etapas. La primera es la etapa de relajación y se comienza con masajes en la pierna izquierda, desde la cadera hasta el pie seguido de 3 estiramientos de cadera, luego se realizan rodamientos en la pierna tratando con delicadeza las rodillas y se termina con palmadas.

Se continúa la etapa girando el tobillo y masajeando con el pulgar la planta de los pies, para finalizar se realizan palmadas en la planta, está secuencia se debe realizar luego en la pierna derecha. La siguiente parte del cuerpo a estimular es el tórax, utilizando la punta de los dedos de abajo hacia arriba y retornando. En el abdomen se utiliza el pulgar y se desplaza del centro a los lados, se continúa masajeando con las palmas del centro hacia afuera.

El masaje pasa a los brazos aplicando lo mismo que se hizo en las piernas, sigue la espalda y se masajea en forma de corazón con la punta de los dedos y con las palmas. Para el rostro se emplea el pulgar haciendo movimientos del centro hacia fuera comenzando por la frente. Se inicia la etapa 2 del estiramiento colocando sus brazos hacia el frente y desplazándolos a los lados, teniendo las piernas del bebé estiradas se flexionan.

Sujetando la mano izquierda y el pie derecho se gira al bebé teniendo cuidado y se repite con mano derecha y el pie izquierdo continua sujetando las manos y los pies para girar al niño. La tercera etapa son los ejercicios de motricidad, sentados comenzar cantando y moverse. La etapa 4 es la estimulación motriz gruesa, colocándolo boca abajo y masajeando la espalda con la punta de los dedos en el centro de arriba hacia abajo.

Cocarlo boca arriba y deslizarlo de arriba hacia abajo, se puede usar un juguete para que el niño se estimule y haga sus ejercicios, hacer que siga un objeto con la mirada y la cabeza para estimular su cuello y para terminar esta fase balancear al bebé sobre un balón. Sigue la etapa 5 que consiste en la estimulación cognitiva, para esta etapa se utilizan objetos para que los siga con la mirada y esto le permitirá desarrollar la coordinación. Estos fueron los pasos para que tu bebé sea un niño activo así que no dudes en ejecutarlos.   

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario