Más allá de lo meramente estético, mantener una dieta equilibrada es fundamental para disfrutar de un buen estado de salud. Por ello, una alimentación equilibrada, que aporte todos los nutrientes necesarios, es importante en todas las etapas de la vida.

Durante el embarazo y la lactancia, por tanto, no iba a ser menos. Durante esas dos etapas de la vida de una mujer, un aporte rico y completo de nutrientes será esencial para el buen desarrollo del feto y el bebé, respectivamente. Esto incluye la formación de los dientes y su desarrollo posterior.

De entre todos los nutrientes que ingerimos, el calcio, el fósforo, el flúor y las vitaminas A, C y D son nutrientes esenciales para el desarrollo y el mantenimiento de una fisiología dentaria correcta en el feto y el bebé.

¿Quieres saber por qué? Te lo contamos ya mismo.

Nutrientes esenciales para una fisiología dental correcta

Calcio, Flúor y Fósforo

Estos tres nutrientes son fundamentales durante el proceso de calcificación de los dientes. Tal y como su nombre indica (calcificación), el calcio es indispensable para el correcto endurecimiento de los dientes del bebé. Junto al calcio, el flúor es necesario para formar cristales de fluorhidroxiapatita y constituir el esmalte dental. La hidroxiapatita, o fosfato de calcio, por sí misma es el tejido más duro del cuerpo humano, sin embargo, en combinación con el flúor da lugar a un compuesto mucho más resistente a las caries dentales, la ya mencionada fluorhidroxiapatita. De esta forma, el flúor aumenta la resistencia de los dientes frente a la desmineralización y, consecuentemente, frente a su caída.

Podemos decir, por tanto, que el calcio y el flúor son compuestos indispensables para la buena estructura del diente, así como para su protección. Lo mismo es aplicable para el fósforo, constituyente indispensable de la hidroxiapatita.

Proteínas

Las proteínas juegan un papel importante en la formación de los dientes y su deficiencia puede dar lugar a un retraso en la erupción de la dentición temporal. Además de esto, diversos estudios sugieren que la carencia de proteínas puede predisponer a la aparición de caries. Esto es debido probablemente a que las proteínas, junto a los nutrientes ya mencionados, juega un papel clave en la correcta formación del esmalte dental. Como ya hemos mencionado, un esmalte débil facilita la desmineralización del diente y la aparición de caries.

Vitaminas A, C y D

La vitamina A es esencial para la formación de queratina, necesaria para la formación de las encías; mientras que la vitamina C es necesaria para la formación de colágeno, importante, entre otras cosas, para la formación del cemento de los dientes. Por su parte, la vitamina D contribuye al control de los niveles en sangre de calcio y fósforo y es por tanto necesaria para la correcta mineralización de los dientes.

Como veis, tanto nosotras como nuestros bebés necesitamos sí o sí todos estos nutrientes. Comer bien y de forma equilibrada es, sin duda, la manera más natural y efectiva de conseguirlo y, a su vez, será la mejor forma de asegurar que nuestros niños tengan unos dientes sanos y fuertes.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario