Adoptar una postura adecuada durante la lactancia no solo nos permite sentirnos cómodas, sino que, además, evitará posibles problemas de espalda. Del mismo modo, la posición del bebé durante el proceso de amamantamiento es fundamental para que la lactancia sea exitosa y sin problemas añadidos.

Ambas, la postura de la madre y la posición del bebé respecto al pecho materno, están muy ligadas. Por ejemplo, si conseguimos adoptar una postura correcta será más sencillo posicionar al bebé de forma adecuada.

Una lactancia cómoda y exitosa

Debemos buscar un rinconcito en el que nos sintamos cómodas, ya sea el sofá, una silla, una mecedora…

Para evitar problemas de espalda es importante evitar encorvarnos sobre el bebé, ya que así haríamos que nos sufra el cuello y la espalda.
Podemos llevar a cabo la lactancia tumbadas, semi-acostadas, sentadas (en este caso sin encorvar la postura) e incluso de pie.

En todos los casos, menos cuando estemos de pie, tendremos que conseguir un buen apoyo de la zona cervical y lumbar, ayudándonos de cojines si es necesario. Además, los cojines también son muy útiles para apoyar correctamente los brazos. Esto último evitará que se nos canse el brazo y que perdamos la estabilidad de la posición adoptada por el bebé.

Puesto que desde la llegada de nuestro bebé pasaremos muchísimas horas, días y meses amamantándolo, por lo que hemos de intentar convertir el adoptar una buena postura en un hábito.

En cuanto a la posición del bebé respecto al pecho, existen multitud de formas diferentes en las que podremos colocar al niño o niña. Lo verdaderamente importante es asegurarnos de que el bebé agarre el pecho adecuadamente y que realice la succión de manera efectiva. Para ello, nuestro bebé debe estar con la boca abierta, los labios evertidos, la lengua situada bajo el pezón y tocando el seno materno con su barbilla y nariz.

Cuando el bebé está colocado hemos de evitar que su cabecita quede en el hueco interior del codo. Por el contrario, debemos asegurarnos de que la cabeza del bebé queda situada en nuestro antebrazo. Además, la cabeza y el cuerpo del bebé deben estar alineados, en línea recta, sea cual sea la postura de amamantamiento que

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario