El prolapso uterino es una problemática que muchas mujeres conocen de primera mano.

También llamado histerocele o prolapso de la matriz, el prolapso uterino hace referencia al descenso genital de la mujer.

Aunque existen diversas causas que pueden dar lugar a esta patología, el detonante más frecuente del prolapso del útero es el parto, especialmente cuando se trata de partos complicados o múltiples.

En condiciones normales el útero de la mujer se mantiene en su sitio gracias a una serie de músculos y ligamentos que lo sostienen. Lo que ocurre en el prolapso uterino es que esos ligamentos y musculatura se debilitan y, al ser incapaces de seguir manteniendo la matriz en su sitio, ésta se desliza, desciende.

De ahí que también sea frecuente que las mujeres desarrollen este problema durante la vejez, pues con los años esos músculos se van debilitando.

En los casos de prolapso uterino causado por el parto, esa incapacidad de sostener las vísceras pélvicas por parte de los músculos se puede deber no solo a la debilidad de los mismos, sino también a algún daño sufrido al dar a luz.

Cuando el útero desciende se desarrolla un cuadro de síntomas entre los que la protrusión del útero y del cuello uterino hacia la abertura vaginal es el más evidente, pues la mujer puede notarlo y verlo cuando sobresale. Sin embargo, un síntoma muy común es la incontinencia urinaria, aunque no necesariamente todas las mujeres manifiestan este problema.

Afortunadamente el prolapso uterino tiene tratamiento, quirúrgico y no quirúrgico. El tratamiento conservador para el prolapso uterino incluye por ejemplo ejercicios para fortalecer la musculatura encargada de sostener las vísceras pélvicas.

Cuando se requiere que el problema sea corregido de forma quirúrgica existen diversas opciones que dependerán de cada caso.

Como siempre, lo más importante es acudir al médico y consultarle nuestro problema. A nadie le gusta contar que sufre pérdidas de orina o que siente un bultito entre las piernas o que siente molestias durante las relaciones sexuales; sin embargo, es fundamental que se lo contemos a nuestro doctor para poder solucionar el problema.

En torno al 50% de las mujeres que han sido madres desarrollan en algún momento cierto grado de prolapso uterino, por lo que no estás sola. Hay muchas mujeres que te comprenden y comparten tu situación. No esperes y ponle solución.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario