Quizás te suene eso de “tapón mucoso”, o tal vez no. En cualquier caso, hoy vamos a hablar sobre esta estructura directamente relacionada con el embarazo que cumple con una importante función.

Hablemos del tapón mucoso: una barrera físico-química para proteger el útero

El tapón mucoso, también llamado tapón de mucosidad, es una estructura de consistencia gelatinosa que se desarrolla en las mujeres embarazadas.

La función inicial de esta estructura, que se forma en el cuello del útero, es la de cerrar la comunicación entre la vagina y el útero.

Formado por una pequeña cantidad de moco cervical, al rellenar y sellar el cuello del útero, este tapón funciona como barrera frente a la posible entrada de bacterias hacia el útero. De esta manera se protege dicha estructura y, por tanto, el feto en desarrollo que alberga.

Pero el tapón mucoso no sólo funciona como barrera física, sino que también sirve como barrera química frente a la entrada de microorganismos a través de la apertura vaginal. Esto es posible porque el tapón mucoso contiene diversos agentes antimicrobianos, como inmunoglobulinas, así como péptidos con función antimicrobiana similares a aquellos que poseemos en el moco nasal.

Por tanto, en el caso de que alguna bacteria consiga rebasar la barrera física constituida por este tapón, sus componentes aún pueden impedir que llegue al útero gracias a su acción antimicrobiana.

La formación del tapón mucoso tiene lugar entre la cuarta y la sexta semana de gestación, y permanecerá en el cuello uterino de la mujer embarazada hasta que vaya a tener lugar el parto.

Cuando se acerca el momento de dar a luz, conforme el cérvix comienza a dilatarse, el tapón mucoso se libera. Por ello en los embarazos a término es un síntoma de que el momento del parto está cerca. En esos casos, desde su expulsión pueden pasar desde tan solo unas horas para que la mujer dé a luz, hasta algunos días.

Sin embargo, en etapas más tempranas puede tener lugar la pérdida del tapón mucoso sin que signifique que vaya a desarrollarse el parto.  

Cabe destacar que muchas mujeres aseguran no haber expulsado tapón mucoso alguno antes de su parto. Esto es totalmente normal, ya que no siempre se libera como un tapón gelatinoso propiamente, sino que es posible que la mujer lo vaya eliminando a modo de flujo vaginal durante varios días, por ejemplo. También puede haber sucedido que la mujer haya perdido el tapón mucoso con anterioridad, por ejemplo, como consecuencia de una exploración vaginal.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario