El embarazo en su conjunto es un hecho casi milagroso, pues para que ocurra, progrese y llegue a término se tienen que dar infinidad de procesos complejos que, a pesar de todo lo que la ciencia y la medicina ha descubierto, nos siguen sorprendiendo.

Además de la complejidad de toda la gestación, ésta a su vez viene acompañada de cambios tan aparentemente inconexos que en el pasado dieron rienda suelta al misterio y a todo tipo de mitos.

Un ejemplo de ello es la mal llamada línea alba, cuyo nombre científico real es justamente contrario, línea nigra.

La línea nigra

La línea nigra es esa línea oscura vertical que aparece en el abdomen de muchas mujeres embarazadas, recorriendo todo el espacio entre el ombligo y el comienzo del monte de venus.

Esta curiosa línea aparece entorno al segundo trimestre de gestación. Por lo general no mide más de un centímetro de ancho y su aspecto es el de una línea sin relieve y de color marrón, aunque la intensidad varía de una mujer a otra. Es decir, que puede ser más o menos oscura y, por tanto, más o menos evidente.

Las mujeres de piel más clara son menos propensas a desarrollar la línea nigra, mucho más evidente en las mujeres de tez morena.

Sin función ni implicación en el embarazo, la línea nigra se desarrolla debido al aumento de las hormonas estimulantes de melanocitos, también llamadas melanotropinas, que ocurre durante la gestación. Concretamente, es la placenta la responsable del aumento de estas hormonas, quienes también son las responsables del oscurecimiento de los pezones.

Normalmente la línea nigra vuelve a desaparecer varios meses después del nacimiento del bebé.

¿Entonces, qué es la línea alba?

La línea alba en realidad es una estructura fibrosa de color blanco, un pequeño tendón, que realiza el mismo recorrido que la línea nigra pero que no se puede ver a simple vista, pues se sitúa entre los dos músculos abdominales.

La línea blanca sí tiene su pequeño papel en el embarazo, pues funciona de punto de unión para varios tendones que permiten cierta distención de los músculos durante la gestación.  

¿Qué mito se asociaba a la línea nigra?

El mito más común asociado a la línea nigra era que se podía saber el sexo del bebé en función de la longitud de dicha línea vertical; algo que carece de base científica, pero que formó parte de la cultura popular en el pasado.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario