El pelo de un bebé comienza a formarse ya en el útero materno. Sin embargo, ese vello corporal no es exactamente igual que el vello definitivo y se denomina lanugo.

El lanugo es un tipo de vello corporal muy fino cuya función es la de proveer al feto de un aislante para su piel dada la ausencia de grasa. Además, también cumple con la función de contribuir a mantener el vérnix caseoso adherido a la piel (esa sustancia blanquecina que recubre y protege la piel del bebé durante el desarrollo fetal y en el momento de su nacimiento).

Entre las características del lanugo, además de ser muy fino, nos encontramos que es un vello muy suave, que generalmente carece de pigmentación.

Este tipo de pelo a menudo crece de forma abundante en zonas del cuerpo en las que normalmente no se tiene demasiado vello, como la espalda o la frente, por ejemplo.

La primera parte del cuerpo del feto que se cubre de lanugo es la cabeza, en la cual aparece este tipo de vello entorno a las 13 y las 16 semanas de gestación. Poco a poco el lanugo va apareciendo en otras áreas, llegando a cubrir todo el cuerpo allá por la semana 20.

A medida que el feto se va desarrollando y madurando, el lanugo se va desprendiendo de su piel, quedando en suspensión en el líquido amniótico. Como el feto ingiere el líquido amniótico, el lanugo contenido en el mismo contribuirá a la formación del meconio neonatal (las primeras heces tras el nacimiento).

A pesar de que la mayor parte del lanugo se cae durante el período fetal, es posible observarlo en recién nacidos, especialmente en aquellos que nacen de forma prematura. En estos casos en los que el lanugo está presente tras el nacimiento, no hay de qué preocuparse, ya que irá desapareciendo de forma espontánea.

Como ya hemos mencionado, el lanugo hace las veces de aislante cuando la grasa corporal está ausente. Por ello, y como curiosidad, además de estar presente durante el desarrollo fetal y las primeras semanas de vida, el lanugo puede desarrollarse nuevamente en personas que sufren anorexia o malnutrición, supliendo así la falta de grasa, importante, por ejemplo, para regular la temperatura corporal.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario