Los sonajeros han sido y siguen siendo un clásico en el mundo de los bebés. Si bien su diseño y materiales de fabricación han cambiado notablemente a lo largo de los años, la esencia de estos artículos para bebés sigue siendo la misma.

No obstante, actualmente sabemos que, más allá de ser un juguetito, un entretenimiento o una táctica de distracción para nuestros hijos, los sonajeros pueden reportar múltiples beneficios a los niños. ¿Quieres conocerlos?

Algunos beneficios de los sonajeros para bebés

El sonido de un sonajero, en consonancia con el movimiento necesario para hacerlo resonar, contribuye positivamente a despertar la capacidad de atención de los bebés, así como mejorar su percepción. Es especialmente efectivo en lo que a la percepción auditiva se refiere.

El sonajero consigue también estimular la coordinación óculo-manual y de movimiento de nuestro bebé, contribuyendo así a su desarrollo psicomotriz y la inteligencia cinético-corporal desde sus primeros meses de vida.

Los sonajeros de Mamichic: beneficios extra

Los sonajeros de Mamichic proveen a los bebés de todos esos beneficios, pero, además, también contribuyen a su dentición.

Y es que, más allá de las características clásicas, los sonajeros de Mamichic funcionan también como mordedores.

Para cumplir con su función de mordedor, nuestros sonajeros están fabricados con silicona orgánica antibacteriana, ideal para que lo muerda y le ayude a aliviar las molestias de la dentición.

Además, el aro de sujeción de estos sonajeros tiene un tacto suave y agradable y una ergonomía idónea para que el bebé pueda sujetarlo, agitarlo y cambiarlo de una mano a otra sin problemas.

Como la seguridad de los bebés es nuestra prioridad, los sonajeros de Mamichic están diseñados como una pieza única, sin partes desmontables que pudiesen suponer cualquier riesgo para los bebés.

Un sonajero-mordedor como los de Mamichic está pensado para que el bebé se lo lleve a la boca cuando quiera. Por tanto, además de utilizar un material seguro y antibacteriano, es importante que el sonajero pueda lavarse con facilidad, para que nuestro bebé siempre esté protegido.

Y eso es algo que en Mamichic siempre tenemos muy en cuenta. Por ello, nuestros sonajeros se limpian con gran facilidad, simplemente poniéndolo bajo el grifo y frotándolo un poquito con agua y jabón.

 Y tú ¿ya tienes tu sonajero Mamichic?

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario