La lactancia materna cuenta con multitud de aspectos positivos que la respaldan y la apoyan como la mejor opción para alimentar a un bebé. De ahí que todos los expertos aconsejen no solo establecer la lactancia desde el nacimiento, sino procurar su mantenimiento como mínimo durante los primeros 6 meses de vida del niño o niña.

Por ello, aunque pueden existir infinitas barreras que nos dificulten el establecimiento y/o mantenimiento de la lactancia materna, es muy conveniente intentarlo e insistir, y no tirar la toalla a la primera de cambio.

Para animarte a sumarte a las mamás lactante, hoy vamos a hablar de tres aspectos clave que te deberían convencer si tienes dudas sobre amamantar a tu bebé o darle leche de fórmula, por ejemplo.

3 aspectos por los que la lactancia materna es la elección top

La leche materna es extremadamente saludable

Sí. Aunque las leches de fórmula son cada vez mejores, no hay nada como la leche que produce nuestro propio cuerpo. Entre las propiedades más importantes de la leche materna se encuentra el hecho de que contiene anticuerpos producidos por nosotras que protegerán a nuestro bebé hasta que tenga su propio sistema inmunitario maduro.

Esto disminuirá las probabilidades y el agravamiento de infecciones tan típicas en los niños pequeños, como pueden ser los refriados, las infecciones respiratorias o las infecciones de oído, por ejemplo.

Es una gran forma de preservar la economía familiar 

Cualquier mujer u hombre que haya sido madre o padre sabrá lo que cuesta traer un bebé al mundo. Aunque sin duda cualquiera nos quitaríamos hasta nuestro más preciado capricho sin miramientos para destinar ese dinero en nuestro bebé, en el caso de la lactancia materna no tiene porqué ser necesariamente así.

Como casi todos los productos básicos para bebés, la leche de fórmula constituye un gasto importante y además es ineludible, como pasa, por ejemplo, con los pañales. A la alimentación con leche artificial, además de la propia leche, tendremos que sumarle el gasto en biberones, tetinas y demás.

Por tanto, si optamos por la lactancia materna, además de estar alimentando a nuestro bebé de la mejor manera y con el mejor alimento que pueda recibir, contribuyendo así a su buena salud, también estaremos contribuyendo a nuestra economía familiar. Nos ahorraremos un buen monto que podremos destinar a cubrir otros gastos derivados de la llegada de nuestro bebé.

Alimentar a tu bebé dónde y cuando quieras sin complicaciones extra

Otro aspecto obviamente imbatible de la lactancia materna es que siempre “la tenemos a mano.

Cuando alimentamos a un bebé con leche de fórmula no nos queda otra que cargar a todas partes con los enseres necesarios, preparar el biberón allí donde estemos y buscar un lugar donde poder calentarlo.

Nuestra fantástica naturaleza sin embargo es el mejor “to take away” que pueda haber. Nuestro pecho será capaz de proporcionarle a nuestro bebé, en cualquier momento y en cualquier lugar, la cantidad necesaria de leche, a la temperatura óptima y sin grandes despliegues de enseres y quehaceres.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario