Seguramente habréis oído la importancia que tiene el vínculo entre madre e hijo, ¿Pero por qué es tan importante el vínculo materno? Durante los 3 primeros años de vida, el cerebro desarrolla un 90% de su tamaño adulto y pone en marcha los sistemas responsables del sistema motor, cognitivo, afectivo y relacional. De ahí, la importancia que tiene durante los primero años de vida de nuestro bebé, ese apego con la mamá para desarrollar sus habilidades de socialización, pues las capacidades medulares de apego arrancan en el vínculo materno en la infancia.

El vínculo entre madre e hijo se crea en el seno materno, este vínculo biológico es el antecesor al vínculo materno, al apego; y desde que nacen necesitan continuar con esta comunicación embrionaria. Otro aspecto importante en los primeros meses de vida es la lactancia materna, con la lactancia materna y los cuidados en general, recibe experiencias gratificantes que le ayudarán a su correcto desarrollo tanto física como emocionalmente.

La comunicación con nuestros hijos, comienza a través de los sentidos, con un intercambio de señales, este lenguaje íntimo se basa en el contacto físico, una de las claves del vínculo materno. Las caricias, los abrazos, los besos le provocan sensaciones positivas que le hacen sentirse seguro y querido; la mirada también tiene una gran importancia en el desarrollo de nuestro bebé para reforzar la comunicación visual con él y para que aprenda a responder a los estímulos, lo mismo ocurre con el olfato, reconociendo el olor de su mamá y el oído reconociendo las voces de sus familiares y amigos.

A través de los collares de silicona puedes reforzar los lazos con tu hijo, puesto que se crea una interacción entre ambos al ser llevado por nosotras, mientras el niño lo muerde y juega con él, se crea un contacto visual entre ambos y una comunicación verbal al animarle a que juegue con el collar.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario