Los primeros dientes de un bebé suelen venir acompañados de dolores y molestias. Se trata de algo muy normal y habitual si tenemos en cuenta que para poder salir los dientes tienen que atravesar las encías. En los bebés más precoces la aparición de los primeros dientes puede observarse ya a los tres meses. Esto no significa, de ningún modo, que a los tres meses les vaya a salir ya su primer diente. Lo que ocurre en esta época es que los padres ya podrán percibir el bulto correspondiente al diente bajo la encía. Existen algunos casos, aunque son francamente escasos y poco frecuentes, en que algunos bebés nacen con dientes o desarrollan sus primeros dientes durante el primer o segundo mes de vida. Como ya hemos dicho se trata de algo muy poco frecuente pero puedo ocurrir y si a tu bebé le pasa esto no debes preocuparte ya que es algo cien por cien natural, aunque si constituye una fuente de preocupación para ti lo mejor es que se lo comentes al pediatra para que el desvele todas tus dudas y temores.

Otra cuestión que conviene aclarar es que los dientes de leche pueden presentar caries. Sin embargo es del todo imposible que un diente presente caries desde el principio. Todos los dientes nacen sanos; las caries vienen después. Existe un tipo de caries bastante típica conocida bajo el nombre de “caries de biberón”. Su nombre es bastante poco preciso ya que la culpa de que se formen esas caries no es del biberón. Como sucede con todas las caries estas se forman por el debilitamiento del esmalte protector del diente que es atacado por algunas bacterias que viven en los azúcares de los alimentos. Este tipo de caries recibe el nombre “de biberón” porque los bebés que se acostumbran a dormir con el biberón tienen más probabilidades de sufrirlas dado que sus dientes están en contacto con los azúcares que contienen dichas bacterias durante más tiempo. Por esta misma razón nunca resulta aconsejable mojar los chupetes en sustancias dulces. La mejor forma de prevenir las caries de este tipo es lavando los dientes de nuestros bebés desde el mismo momento que comienzan a aparecer. Para ello puedes utilizar un paño humedecido con el que retirarás cualquier tipo de suciedad.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario