Si has estado siguiendo con asiduidad nuestros últimos artículos seguro que ya eres un experto/a en el tema de la dentición, los primeros dientes de los bebés, los periodos de aparición de los primeros dientes y los síntomas más habituales de este proceso. Como sabrás una de las mejores cosas que puedes hacer para tratar de aliviar las molestias ocasionadas por la dentición es procurarles un mordedor. Hay varias cosas que debes tener en cuenta a la hora de seleccionar un mordedor.

El primero y más importante de todos los pasos es el de asegurarte de que el mordedor no es peligroso para tu bebé. Por tanto conviene que te asegures de que no está hecho con materiales tóxicos y que tampoco tiene bordes o esquinas afiladas con las que tu bebé se pueda lastimar. Obviamente existe una normativa que se ocupa de que los mordedores hayan pasado por un control exhaustivo de calidad y que certifica que nada malo sucederá a nuestros bebés. Cualquiera de los mordedores que podemos adquirir en todas las tiendas especializadas de bebés, farmacias y supermercados ha pasado por todos estos controles por lo que no deberías preocuparte. Sin embargo existen algunos negocios que venden este tipo de artículos, generalmente a precios extremadamente baratos, pero cuya procedencia no es fácil de establecer por lo que no podemos estar seguros de que hayan pasado los controles que establece la normativa. En estos casos en los que no estamos seguros es mejor no adquirir el producto y esperar a comprarlo en un negocio de confianza, aunque eso signifique pagar un poco más.

Otra de las cuestiones a la que deberás prestar atención es a la del tamaño y el peso. Estas cuestiones no suelen ser demasiado importantes cuando los bebés ya son algo más mayores pero cuando son bastante pequeños aún deberás tratar de encontrar mordedores livianos y pequeños para que sen más manejables.

En cuanto a los diseños, colores y texturas la oferta es enorme y debes de tratar de elegir lo que más le gusta a tu bebé. Una de las mejores opciones que puedes elegir son los mordedores con líquido en su interior para enfriar en el frigorífico ya que el frío calmará las encías del bebé.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario