Hace algunos años los collares de ámbar para bebés estaban de moda y eran muchos padres y madres los que se decidían a comprarles a sus bebés este tipo de collares para ayudarles en la dentición. Últimamente parece que este comportamiento ha vuelto a ponerse de moda. Sin embargo a lo largo de este artículo te demostraremos por qué los collares de ámbar no solo no ayudan a nuestros pequeños a evitar las molestias que acompañan la salida de los primeros dientes sino que, además, pueden resultar peligrosos para nuestros bebés.

Porqué no usar collares de ámbar

El primer punto que hay que aclarar es que los llamados collares de ámbar, que tan buenas propiedades dicen tener al estar construidos en este material, ni siquiera son de ámbar. Estos collares están realizados en un tipo de plástico que trata de imitar el aspecto de dicho material. El plástico con el que están elaborados no cuenta con ninguna propiedad beneficiosa para que nuestros bebés dejen de sentir dolor y lo que es más: no ha pasado por ningún control de seguridad que verifique que no es tóxico para nuestros pequeños.

El segundo punto que vamos a analizar es el más problemático ya que pone en peligro la vida de nuestros bebés. A diferencia de nuestros collares de silicona que son collares diseñados para las madres y los padres los collares de ámbar son collares diseñados para los propios bebés. Como es sabido por todos los progenitores del mundo cualquier cosa que se cuelgue del cuello de nuestros pequeños puede implicar un riesgo de ahogamiento. A pesar de que vigilemos a nuestros pequeños las 24 horas del día siempre existe el riesgo de que en algún descuido se produzca un accidente.

Porqué los collares de silicona son mejores

En contra de lo que sucede con los collares de ámbar nuestra propuesta es totalmente segura. El material con el que están realizados nuestros collares es silicona alimenticia antibacteriana, exactamente el mismo material con el que se fabrican los chupetes y los biberones y que ha pasado por todas las normativas vigentes en nuestro país. Además dado que son las madres y las padres los que llevan estos objetos colgados del cuello no hay peligro de ahogamiento ya que controlamos en todo momento lo que nuestros pequeños hace con los collares.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario