Si pensabas que los dos mitos que te presentamos en nuestro artículo anterior eran los únicos que existían en torno al proceso de dentición estabas muy equivocado/a. La famosa sabiduría popular presenta muchos errores más en torno a cómo salen los dientes de los bebés. A lo largo de este post seguimos explorando algunas de las creencias al respecto más extendidas y erróneas.

Mito número tres: carencias de calcio

Tal como te comentábamos en el artículo anterior al mayor parte de las personas opinan que los bebés comienzan a desarrollar sus dientes en torno al sexto y el octavo mes. De esta forma si nuestros bebés no presentan sus primeros dientes en esta época no se cansarán de repetirnos una y otra vez que a nuestros bebés les sucede algo. Y siempre terminarán diciéndonos que lo que les ocurre es que presentan una carencia de calcio bastante grave y que es precisamente por esta razón por la que no desarrollan sus dientes. Como consecuencia insistirán para que les demos a nuestros bebés un suplemento de calcio. Esto es bastante habitual y habría que evitarlo. Un bebé que sigue una alimentación saludable y normal tiene toda la cantidad de calcio que podría necesitar. Darle cualquier tipo de suplemento sin prescripción médica es un error. Recuerda que los bebés desarrollan sus dientes según su propio ritmo. El único momento en el que deberías comenzar preocuparte es si después de cumplir el primer año aún no han desarrollado sus dientes. Si esto ocurre así debes acudir al médico. Algunos niños sufren de raquitismo o alteraciones nutricionales que pueden provocar que sus dientes no hayan salido aún a dicha edad.

Mito número cuatro: síntomas de la dentición

Siempre se suele aludir a que es sencillo saber cuándo a tu bebé van a comenzar a salirle los dientes porque comienza a introducir sus manitas, y cualquier otro objeto, en sus bocas. Eso es cierto y falso al mismo tiempo. Es cierto que cuando a los bebés les salen los dientes tratan de morder todo lo que pueden pero también es cierto que a partir de los cinco meses comienzan a realizar este comportamiento ya que para ello morder un objeto es una forma de conocerlo.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario