Cuando los primeros dientes de leche comienzan a asomar en las encías de los bebés se da inicio a un proceso bastante doloroso para ellos. Además este proceso se extiende en el tiempo durante varios años. Esto ocurre de esta forma ya que los primeros dientes comienzan a salir en torno al quinto mes y los últimos pueden retrasarse hasta casi los tres años de edad.

Afortunadamente el dolor que los bebés sienten durante todo este tiempo no es constante. Lo más habitual es que durante todo este tiempo no sientan más que leves molestias acompañadas de picos de dolor puntuales. Estos picos de dolor van a ser las molestias más graves a los que los padres y las madres tendrán que enfrentarse. Durante estos momento de más dolor los pequeños van a experimentar una serie de síntomas físicos y emocionales.

Aunque todos estos síntomas pueden ser más o menos visibles los más molestas seguramente serán aquellos que afectan al comportamiento de los bebés como, por ejemplo, la pérdida de apetito o los cambios en el patrón del sueño. Decimos que estas transformaciones serán las más molestas ya que los pequeños van a introducir cambios en su rutina lo que seguramente conlleve a que sus progenitores se encuentren bastante atareados durante todo este tiempo tratando de comprender y acostumbrarse a la nueva rutina.

Por supuesto otra de las preocupaciones más habituales durante todo este tiempo será la de tratar de calmar el dolor de dientes de nuestro bebé. Al hacerlo podremos intentar seguir con la rutina a la que estamos tan acostumbrados.

Existen distintas formas de tratar estos dolores. Las más habituales son aquellas que consisten en darles a nuestros bebés algo que puedan morder como un mordedor o un collar de silicona. Si el bebé es muy pequeño también podemos darle un trapo humedecido para asegurarnos de que nos se lastima en sus encías.

También existe la alternativa de darles fármacos para calmar sus dolores aunque esta siempre debe ser la última opción ya que los fármacos pueden producirles algunos efectos secundarios indesados. Las soluciones más habituales son las cremas anestesiantes o el paracetamol.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario