Siguiendo en la línea que hemos abierto con nuestros últimos artículos continuamos analizando algunos de los falsos mitos que acompañan la salida de los dientes. Tal como ya hemos comentado en nuestros últimos dos artículos la mal llamada sabiduría popular se encarga de transmitir a lo largo de los años y las diversas generaciones de madres y padres algunos mitos erróneos que pueden resultar dañinos para la salud de nuestros bebés. Por tanto conviene aclarar a la perfección cualquier duda al respecto de estos temas. En el presente artículo trataremos de desmentir uno de los mitos relacionados con el fenómeno de dentición: las carencias de calcio.

¿Las carencias de calcio atrasan la salida de los dientes en los bebés?
Son muchas las personas que opinan que cuando a los bebés tardan en salirles los dientes nos encontramos ante un claro caso de carencias de calcio. Según esta teoría los pequeños no son capaces de desarrollar sus dientecitos porque no cuentan con el suficiente calcio para hacerlo. Sin embargo conviene aclarar desde este mismo momento que esta afirmación es del todo falsa. Cada bebé tiene un ritmo diferente de crecimiento y desarrollo por lo que es absolutamente normal que algunos bebés comiencen a tener dientes antes del quinto mes y otros varios meses después.

Entonces...¿le doy suplementos de calcio o no?
Lo mejor es no darle ningún tipo de suplementos salvo por orden expresa de su pediatra. Aunque, en principio, los suplementos de calcio no les hacen ningún daño a nuestros bebés es mejor no darles algo que no necesitan. Dado que el retraso en la salida de los dientes no se debe a una falta de calcio sería absurdo tratar de aumentar sus niveles de calcio mediante el uso de suplementos.

¿Si doy de mamar a mi bebé se me debilitarán los huesos?
Esta es otra duda bastante habitual. La sabiduría popular nos dice que al dar de mamar es posible que nuestros bebés absorban el calcio de nuestros huesos y estos se debiliten. Eso es totalmente falsa. Los bebés toman el calcio almacenado en la leche materna y este calcio se extrae de la alimentación de la madre, no de sus reservas de calcio en los huesos. Por tanto no debes tener miedo a amamantar a tu bebé.

Customer Reviews (0 comentarios)

Dejar un comentario